septiembre 30, 2017

Published 15:37 by with 0 comment

Palacio de Bellas Artes, símbolo de la Ciudad de México

El Palacio de Bellas Artes, símbolo emblemático del arte y cultura de México.

Museo, recinto Histórico, Arquitectura

El Palacio de Bellas Artes anteriormente albergaba el Teatro Nacional considerado el más importante durante el género artístico y cultural de la segunda mitad del siglo XIX.

Historia del  Palacio de Bellas Artes.

A principios del siglo XIX como parte de festejos del Centenario de la Independencia de México y el programa de obras buscaba embellecer la ciudad, en ese entonces el presidente Porfirio Díaz encargó al arquitecto Italiano Adamo Boari, se pensó en renovarlo, pero se optó por demolerlo para construir otro acorde al crecimiento urbano y cultural de la ciudad. 

La ubicación del nuevo teatro fue minucioso estudio por parte de las autoridades y del Arquitecto Adamo Boari, finalmente en 1901, se había decidido que se situaría aun costado de la Alameda Central.

Los trabajos iniciaron en 1904, con el objetivo de terminarlo en 4 años, durante estos años se realizaron los cimientos y el exterior del edificio. El Arquitecto Boari siguió los parámetros del “Nuevo Arte Decorativo Moderno”, conocido internacionalmente como art nouveau. En la estructura del edificio utilizó acero y concreto, técnica que era considerada novedosa; y revistió el esqueleto metálico de mármol. Las esculturas de la fachada, todas en mármol de Carrara, representan a las bellas artes y fueron encargadas a artistas extranjeros, sin embargo los problemas presupuestales iniciales y las características del suelo no soportaron la estructura del edificio fueron demorando. 

En 1910 con el estallido de la Revolución Mexicana y el agravamiento de la situación económica del  país, el Arquitecto Adamo Boari regresa a Europa en 1916, para este año se había concluido el exterior, excepto el recubrimiento de la cúpula. 

Entre 1917 y hasta 1928  el Teatro Nacional estuvo en completo abandonado, ya que era difícil  de sostener aunque había interés de finalizar la obra por los gobiernos pos revolucionarios, ya que se usaba para celebrar actos muy importantes.

En 1928 los trabajo se reanudaron con el arquitecto mexicano Federico E. Mariscal como Director de Obras, en esta segunda etapa se distinguió en el desplazamiento del estilo Art Nouveau por el Art Déco y en el uso de materiales como el ónix y mármol para los acabados del vestíbulo e interiores.    

Para 1932 con el apoyo del Secretario de Hacienda Alberto J Pani, impulsó la última etapa de construcción, se transformó a manera que funcionará como foro nacional para  las artes escénicas y plásticas, fue entonces cuando recibió el nombre de Palacio de Bellas Artes.  Debido a su fuerte inversión se requería finalizar el recinto, ya que debía responder a una necesidad nacional y ser de utilidad pública, así el Palacio de Bellas Artes fue concluido por el Arquitecto Mariscal el 10 de Marzo de 1934. 

Finalmente el 29 de Septiembre de 1934 con el presidente Abelardo Rodríguez el Palacio de Bellas Artes fue inaugurado como un recinto único en su género.

El 29 de Noviembre de 1934 fue inaugurado el museo de Artes Plásticas, fue el primer Museo de Arte en México, es decir el primer recinto cultural dedicado a exhibir objetos artísticos para su contemplación.

En su acervo se incluían piezas desde el siglo XVI hasta los murales de 1934 de Diego Rivera y José Clemente Orozco, así como una sala de escultura mesoamericana, otra de estampa mexicana y un Museo de Arte Popular, que albergaba la colección de Roberto Montenegro.

¡Conoce este hermoso recinto icono de la Ciudad de México!.



Artículos que pueden interesarte:

Te ha gustado esta nota y desea colaborar con Caminando por la Ciudad, comparte está publicación con tu seguidores. ¡Gracias y hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer el blog!.